Se acaba de mudar doña gallina, a su nuevo hogar, ya se había cansado del bullicio, el chismorreo y la molestia de compartir su espacio con tanta gallina chismosa del corral, ya estaba agobiada de ese sitio en el que todas tenían que ver con los huevos de todas y no había ni un momento de tranquilidad en todo el día, por lo que doña gallina hizo sus maletas y se largó.
Encontró un sitio tranquilo en el campo y se instalo, parecía calmado, además tenia privacidad y mucho espacio solo para ella, en otras palabras era el sitio ideal para doña gallina, el primer día en su nueva casa se adentro en un solar en busca de comida, junto a un árbol encontró un lugar donde había maíz y empezó a comer tranquilamente ya se estaba haciendo tarde el sol estaba cerca de ocultarse, el cielo se miraba de un naranja oscuro.
cuando ya se siente llena, se dispone a irse a casa sin embargo algo se lanza sobre ella y ella al verlo pega un brinco y se zafa en el ultimo segundo, empieza a aletear desesperada hasta que logra llegar al árbol pero no logra subir a una rama lo suficientemente alta y cuando se fija, mira que quien la ataco era el mismísimo don zorro que de un salto toca la rama donde se encuentra doña gallina con una pata, este zorro tenia la fama de ser malvado y disfrutaba matar a sangre fría cualquier animal indefenso que se le apareciera, o eso era lo que decían en el corral.
Don zorro cae al suelo con una sonrisa maliciosa y vuelve a saltar esta vez un poco mas alto y se logra agarrar de la rama pero esta se parte y el zorro cae al 8suelo, queda un poco mareado de golpe y doña gallina sigue aferrada a la rama con todas sus fuerzas aunque esta se haya roto.
El zorro se levanta y mira a la gallina que estaba colgada de la rama y mira el sol ocultándose, por un momento titubea, pero se marcha.
La gallina se queda mirándolo hasta que desaparece entre la llanura, al sentirse segura la gallina se baja del árbol y se marcha a su casa, al siguiente día la gallina ya tenia mucha hambre y tuvo que salir a buscar comida esta vez estaba mas atenta a su alrededor por si venia el zorro, pero como no lo veía se sintió segura, y empezó a comer tranquilamente y luego de sentirse llena se fue a su casa, en el camino a su casa miro un rastro de sangre que parecía todavía húmedo y por su instinto de gallina chismosa no pudo evitar seguirlo y se desvió de su camino mirando y cuando se fijo al final del rastro estaba el zorro sacándole las tripas a un conejo la gallina cruzo la una mirada con el malvado zorro y se fue corriendo asustada, el zorro siguió en lo suyo.
La gallina se lamentaba porque el sitio era perfecto para vivir, no obstante no iba a poder vivir tranquila si estaba ese zorro por ahí rondando, por lo que pensaba en volver a mudarse. Al siguiente día se levantó y no quería salir para no encontrarse a don zorro pero no aguanto el hambre y tuvo que salir a buscar comida fue rápidamente a un maizal que estaba cerca y comió hasta que se harto y volvió a la casa esta vez no se encontró al zorro, al día siguiente salió otra vez y tampoco hubo rastro del zorro y así pasaron 4 días de paz, la gallina estaba de lo mas feliz ya que el zorro no había vuelto a aparecer, el día siguiente la gallina salió de lo mas temprano a buscar que comer y fue al maizal que siempre iba y apenas empezando a picotear siente el mordisco en el ala la gallina del susto empieza a aletear pero no se logra soltar. Había aparecido el zorro, la gallina estaba atrapada y le empieza a picotear, y el zorro la estaba intentando coger con las patas, la gallina por un momento se había rendido porque era imposible zafarse pero vio que el zorro tenia una herida en la pata y le picoteo allí pero el zorro la mordió aun mas duro la gallina sentía que le iba a arrancar el ala pero le siguió picoteando y el zorro la soltó la gallina empezó a correr y miro hacia atrás y estaba el zorro cojeando con la pata sangrando, sabrá Dios quien le habrá hecho esa herida que parecía un hueco.
—igual así ya no podrá seguir cazando —pensó doña gallina.
Que tenia razón, así le iba a ser imposible cazar, como se puede ver.
Doña gallina volvió a su casa y se quedo dormida del cansancio, al siguiente día se levanto con un pensamiento extraño pasándole por la cabeza con respecto a lo que había pasado, salió de una vez a buscar la comida al maizal y empezó a comer poco a poco y atenta a su alrededor, nadie venia pasaron las horas, ella se quedo allí hasta que apareció el zorro derrepente pero la gallina se escapo fácilmente de su ataque, la pata de el zorro ya estaba llena de gusanos que se la estaban comiendo, se movía muy lento el zorro miro fijamente a la gallina y se fue la gallina a espero que fuera un poco lejos y lo siguió lo observo mientras intentaba cazar sin éxito alguno, estaba anocheciendo cuando el zorro se fue a su casa, doña gallina lo siguió y se escondió tras unos arbustos cuando el zorro estaba por entrar sale brincando un pequeño zorrito que le empezaba a gruñir y dar vueltas alrededor de el corriendo, tenia mucha energía, se le paro al frente como esperando algo y el zorro lo ignoro el zorrito empezó a saltarle encima y el zorro entro a la casa y el zorrito se le quedo mirando y se metió también a la casa.
La gallina recordó el día que no quería salir porque el zorro podía atacarla pero aun así salió en contra de su voluntad porque necesitaba comer. De la misma forma el zorro no es que fuera malvado sino que esa es su naturaleza y si mataba animales no era por gusto solo que tiene que comer y aun así no quisiera esa es su naturaleza.
La gallina se sintió un poco mal por el zorro ya que al no poder cazar era muy probable que muriera, pero así es la vida.
La gallina se fue a su casa y se durmió al siguiente día en el camino al maizal se encontró al zorro persiguiendo a otra gallina, doña gallina la reconoció era doña turuleca, que se le escapo. Doña gallina miro fijamente y vio que estaba con el zorrito, a doña gallina le caía mal doña turuleca por lo que le dio igual y empezó a correr hacia el maizal.
cuando escucho un estruendo el zorro callo al suelo y empezó a sangrar doña gallina volteo y miro a un humano tenia algo en la mano y lo estaba apuntando al zorro que estaba en el suelo sangrando, el zorrito se le tiro encima y el humano lo empezó a golpear hasta que callo al suelo y no se movió mas.
Agarro a doña turuleca y a don zorro y se los llevo. Doña gallina sintió lastima por el zorrito así que se lo llevo a su casa, el zorrito solo estaba dormido.
ahora ¿que iba a hacer la gallina? A pesar de haberse separado de las demás de su especie no dejaba de ser una gallina entrometida y ahora tenia que encargase de un pequeño zorro el cual necesitaba alimentar, la gallina dejo al zorrito en la casa y fue corriendo al maizal, paso por donde se había encontrado a don zorro pero solo estaba su sangre en el suelo, siguió su camino hasta el maizal y empezó a comer, mientras se preguntaba que le daría de comer al zorrito.
Al fin y al cabo la gallina no podía conseguirle carne al zorro así que debía buscar una alternativa, y si el zorro no se acostumbraba le iba a tocar salir a cazar el mismo, la gallina agarro una mazorca de maíz entera y como pudo la llevo hasta su casa, el zorrito estaba dormido todavía y ella le puso la mazorca al lado.
Ya en la tarde cuando el sol ya casi alcanzaba las montañas para esconderse y dar paso a la noche, se despertó el zorrito, la gallina lo observaba desde afuera, el pequeño zorro se levanto y lo primero que vio fue la mazorca, se le acerco lentamente y empezó a olerla pero no la probo, la gallina sintió un poco de coraje por lo que le había costado traer la mazorca, pero se le paso al ver al zorrito dando vueltas en su casa confundido, le transmitía algo de ternura, quizás esa fue la principal razón por la que lo llevo consigo.
La gallina entro a la casa para detener al zorrito que estaba desorientado, el zorrito la miro entrar y se quedo quieto mirándola fijamente la gallina al darse cuenta se detuvo, el zorrito se empezó a mover lentamente sin quitarle la mirada a la gallina y sin aviso alguno se le lanzo encima, la gallina callo abajo del zorro que a pesar de ser un zorrito era casi del mismo tamaño de la gallina, intento morder a la gallina pero esta lo empujo y se levanto.
La gallina se esponjo y abrió sus alas y su tamaño aumento lo que le hizo tomar una forma imponente que intimido al zorrito que retrocedió inmediatamente, empezó a chillar y la gallina sintió pena por el estaba desorientado y asustado, la gallina bajo las alas demostrándole al pequeño zorro que no le debía temer.
El zorro al darse cuenta se lleno de valor y tomo por sorpresa a la gallina que no tuvo tiempo de quitar el cuello, la sangre de la gallina empezó a salir de su cuello mientras la gallina caía muerta al suelo.
El zorro se la comió y sacio su hambre de hace varios días sin imaginarse que mas adelante tendría que volver a luchar solo contra el hambre otra vez